REFLEXIONES SOBRE EL FUTBOL

3 Jun

FutbolREFLEXIONES SOBRE EL FUTBOL

Escuché la noticia hace poco más de año y me consterné. Carlos Fuentes acababa de morir. Pocos días antes lo había observado en la TV recibiendo un reconocimiento en España. Me dolió. Buen hombre, magnífico escritor que igual pasó por muchos sufrimientos, pero que supo superarlos y crecer. Es un grato ejemplo que a mí en lo personal me gustaría seguir.

Sin embargo, también debo decir que en ocasiones un personaje como el Señor Fuentes se convirtió en una especie de estorbo. Y sí, así como he comentado en otras ocasiones respecto al potencial de tantos jóvenes que tienen que esperar tantísimos años para que se reconozcan finalmente sus aptitudes y se les aprovechen, hoy en día muchos personajes de peso acaparan espacios que no dan entrada a lo nuevo. Lógico, a una empresa editorial le resulta más redituable publicar a un famoso y por lo mismo deja en el archivo manuscritos de desconocidos capaces, originales, con gran inventiva, ávidos de triunfar y con grandes ilusiones luego de muchas calamidades. Cerca de la que era mi casa en Coyoacán, se encuentra la Escuela Nacional de Música. En ocasiones cuando hacía un alto en mi trabajo y salía a tomar un café, encontraba a muchachos ensayando con sus guitarras partituras clásicas bellísimas, interpretadas con maestría, pero luego me preguntaba ¿y qué futuro les espera? ¿El extranjero, un bar, un taxi, una estación del metro como en París?

México está tan pobre en educación y por lo mismo en cultura, entre otras cosas porque lo único que vale es el dinero a partir de lo que se antoje como algo que seguro resulte fácilmente vendible y proporcione beneficios para finalmente solo unos cuantos. Es el caso por ejemplo del futbol, las telenovelas o las estratégias de comercialización de libros. En el caso de las editoriales solo pesan obras como las de Fuentes, Vargas Llosa, García Márquez y similares. Los precios de un boleto para un partido mediócre o de un manuscrito intrascendente generalemente resultan estratosféricos por provenir en el primer caso de un revendedor o en el segundo de una librería sumisa a las arbitrariedades de quienes los sacan al mercado. Así como nuestra nación está urgida de exhibir héroes de barro porque no reconoce a personajes trascendentes; los medios, el cine, el futbol en este caso amañado y tantas cosas más, hacen que nuestra sociedad esté estancada y cada día más alejada de un obligado modernismo que nos distinga y haga sentir orgullosos y seguros en nuestro interior y frente al extranjero. Seguimos neciamente ostentándonos como herederos de culturas como la Maya, de Sor Juana, de la inspiración de tantos grandes poetas, de un Rulfo, que sé yo, pero ¿y el presente, qué…? Yo me atrevo a decir que buena parte de nuestra actualidad está significada en un espíritu futbolero porque o el acceso a los libros cuesta caro, no se impulsan otros foros y porque más alternativas de formación intelectual nos están vedadas.

¿Cómo podemos desarrollar talentos para impulsarlos si en general nuestra organización educativa está en los suelos y pisada para que termine de aplastarse por un Sindicato de Trabajadores de la Educación defendiendo a pseudomaestros sin escrúpulos e irresponsables que solo significan caos? ¿Qué atractivo a las nuevas generaciones como para de entrada ayudarles a consolidar su real vocación? Tenemos que reconocer que tantos como el señor Fuentes que ya se fue dejaron espacios, pero los mismos estarán vacíos en razón de que nuestro sistema no eleva a nuevos que los ocupen porque de pronto prefieren anestesiar sus frustraciones entre otras cosas invitándolos a ocupar lugares en los estadios de Los Pumas, El Azteca, Cruz Azul y otros en el resto del país.

Murió Carlos Fuentes. Dejó una herencia literaria que a muchos entusiasmó y sirvió a manera de parámetro, pero ahora ¿quién realizará que existen tantos otros dignos de soporte y aliento para ensanchar nuestras sendas culturales? ¿Qué podemos esperar de México con cualquiera de quien nos gobierne si no se tiene conciencia en materia de generar inquietud por aprender más de tantos que la ostentan pero que están marginados?

Estamos en un agujero cada día más profundo y me temo que antes de que suene una guitarra, de pronto mejor se impongan las porras, las muchedumbres en el Ángel de la Independencia y los ¡vivas! a tantos jugadores que representan enormes sumas de dinero en detrimento de una plataforma que bien podría colaborar a favor de quienes algún día hagan distinguir a nuestra patria como grande.

@ap_penalosa
http://www.antoniopatriciopeñalosa.com/

Anuncios

Gracias por tu aportación

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: