Archivo | Opinión RSS feed for this section

¡GRACIAS RICARDO MONREAL!

14 Ago

El diputado Ricardo Monreal es un oportunista, cínico y malpensado. Un oportunista por haber denunciado hasta apenas la semana pasada que él y sus colegas diputados recibieron bonos extraordinarios por 15 millones de pesos desde el 2013, como reveló la nota de REFORMA. Un cínico porque él mismo, o su suplente, aceptó recibir ese bono extraordinario, como denunciaron sus indignados colegas diputados. Un malpensado por afirmar que sospechosamente esos bonos cayeron cuando iban siendo aprobadas las reformas de Peña Nieto. Sí. Monreal es un oportunista, un cínico y un malpensado, pero se le agradece.

Se le agradece porque en México tenemos una inusual tolerancia a los abusos, a la corrupción, a la falta de transparencia de nuestra clase política y la cínica declaración de Monreal ha regresado el tema de la opacidad en el uso de recursos públicos por parte de los legisladores a la discusión. Porque como en efecto dice Monreal, los diputados reciben al mes en subvenciones ordinarias más de 140 mil pesos cada uno. Un salario y prestaciones que pocos tienen en México y que en momentos en los que irónicamente se discute elevar el salario mínimo hasta es surrealista que se sigan encontrando entre los diputados detractores a esa propuesta y que nadie esté proponiendo bajar los sueldos de los funcionarios públicos. Porque si a alguna legisladora se le ocurriera proponer una iniciativa así, seguro que la tildarían de populista, de oportunista y hasta de “un peligro para México”.

Solo para poner en comparación lo surrealista del caso. En la Ciudad de Seattle acaba de ser aprobada una “ley populista” que elevó el salario mínimo a más de 170 pesos por hora, mientras que en México el salario mínimo está entre 62 y 67 pesos por día. Solo para contrastar: en México un diputado recibe al mes más de 148 mil pesos entre dieta neta mensual (74 mil pesos) y “apoyos económicos”, que incluyen 45 mil 786 pesos por “asistencia legislativa” (¡por ir a trabajar!) y solo 28 772 pesos para “atención ciudadana”. En contraste, un representante federal en EU gana al mes unos 188 mil pesos. La diferencia es que en México los grupos parlamentarios reciben esos bonos extras que denuncia Monreal y prácticamente pueden hacer lo que quieran con ese dinero. Tan solo en el Senado se reciben más de mil millones de pesos anuales en bonos extraordinarios y en la Cámara de Diputados pasa algo similar.

Se le agradece a Monreal el oportunismo porque los informes de organizaciones como Transparencia Mexicana que ubican a México en el lugar 106 de 177 países en percepción de corrupción, o los reportes de Fundar o de Impacto Legislativo que monitorean el trabajo de nuestros legisladores no logran atraer la atención de la gente cuando denuncian que hay opacidad en la Cámara de Diputados o en la de Senadores, que hay baja productividad legislativa y mucho diputad@ ausentista, que la calidad de las leyes es deficiente, que hay conflictos de interés que los legisladores no reconocen y si bien en los últimos 14 años ha habido buenos avances en materia de transparencia en México, lo cierto es que son insuficientes.

Insuficientes porque como reveló ayer REFORMA, desde hace más de cinco años los senadores mantienen en la llamada congeladora propuestas para que los grupos parlamentarios transparenten los recursos públicos que reciben y el uso que le dan. Insuficientes porque como también cínicamente reveló la diputada Purificación Carpinteyro, muchos legisladores “se sacaron la lotería” porque hacen leyes a modo con las que después intentan hacer negocios, porque muchos diputados no deberían presentarse a votaciones en las que tienen conflicto de interés y pese a ello lo siguen haciendo Legislatura tras Legislatura, con gobiernos divididos, con mayorías del PRI o del PAN, con la complicidad del PRD, del PT, de MC, del Verde y de Nueva Alianza y con muy escasas, pero honrosas excepciones.

Por todo ello, honestamente creo que hay que darle las gracias a Monreal por su cinismo y a Purificación y a todo aquél legislador o legisladora que tenga de repente estos brotes de cinismo, porque de repente nos recuerdan que todavía falta mucho trabajo por hacer para que tengamos un Congreso de la Unión que sea una verdadera casa de cristal sin puertas, a la vista de todos y con múltiples accesos y en todo momento, en lugar de esos muros de cemento impenetrables, con pocas ventanas, con puertas cerradas o semiabiertas y con una marcada distancia de la ciudadanía.

 

EL AUTOR: 483_perfilArtNRM

Genaro Lozano
Politólogo por The New School for Social Research e Internacionalista por el ITAM. Profesor en la UIA desde el 2007 y en el ITAM (2005-2012). Coautor de varios libros académicos como Same Sex Marriage in Latin America: Promise and Resistance, La política exterior de México y ¿Qué es Estados Unidos? Analista político en CNN y el IMER. Conductor del programa Sin Filtro, en Televisa. Fue Subdirector de la Revista Foreign Affairs Latinoamérica.

Anuncios

@EPN encarcela a indígenas y los acusa de narcos por llevar peyote para ritual.

3 Jun

caminantes-300x212

El colmo. La policía federal priista de Enrique Peña Nieto arrestó y encarceló a un médico tradicional indígena Wixárika, de nombre Cruz Silvestre, acusándolo de narco por llevar peyote para una ceremonia de peregrinación ritual en el desierto de Wirikuta.

De acuerdo con el blog http://libertadmarakamedoncruz.blogspot.mx, Don Cruz Silvestre está detenido desde el 6 de abril junto con otras 6 personas pese a que la Constitución de San Luis Potosí respeta el derecho de las comunidades indígenas en el estado a realizar sus costumbres.

Lo dice la fracción VIII del artículo 9:

VIII . En el ámbito de su autonomía las comunidades indígenas podrán preservar y enriquecer sus lenguas, conocimientos y todos los elementos que formen parte de su cultura e identidad. El Estado coadyuvará en la preservación, enriquecimieto de sus lenguas, conocimientos y todos los elementos que conformen su identidad cultural.

Eso quiere decir que el primero que tiene la obligación de estar defendiendo a los detenidos es el gobierno de San Luis Potosí. Pero como es priista, obviamente no tiene los tamaños para enfrentarse a Enrique Peña Nieto.

Porque, la verdad, hay que ser muy ignorante para no saber que las tradiciones de las etnias del norte del país incluyen precisamente el uso del peyote para rituales, no para consumo recreativo.

Con este arresto, lo que Peña Nieto demuestra es racismo, desprecio hacia las culturas indígenas (y luego tuvo el descaro en camapaña de tratar de hablar náhuatl tan sólo para cometer la pifia de decir “muchas tortillas” en vez de “muchas gracias”).

¿A quién más piensa discriminar Peña Nieto?

 

Publicado originalmente en: blogdeizquierda.com

JORGE RAMOS OPINA: EL EXPERIMENTO DEL FRAUDE MEXICANO

16 Jul

Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Lo viejo no acaba de morir en México. Y es ese olor a rancio y podrido que no me deja en paz

Minimizar o negar lo que nos pasa es una característica muy mexicana. Ya lo decía Octavio Paz en El Laberinto de la Soledad: “Máscara el rostro, máscara la sonrisa.” Minimizar o negar que hubo abusos y trampas, antes y durante la elección presidencial, es la típica respuesta mexicana a nuestros problemas. Pero ya es momento de romper ese esquema centenario. Y la manera de hacerlo es, primero, reconociendo que las votaciones no fueron limpias ni transparentes.

Sé que suena a obsesión. Pero, sencillamente, no nos podemos quedar callados si Enrique Peña Nieto, el candidato del PRI, llegó a la presidencia de México comprando miles o millones de votos y usando el presupuesto del estado de México para promover su candidatura por televisión. Eso viola la Constitución que exige votaciones libres. No debemos dejar para el próximo sexenio lo que podemos denunciar hoy. Ante las trampas es preciso exigir que se haga algo significativo, ejemplar, para que nunca más se repita este tipo de fraude. Nunca más.

Oigo por muchos lados –twitter, facebook, radio…- a mexicanos que dicen que todos los partidos políticos compran votos, que es preferible que Peña Nieto tome posesión y que la vida siga igual. O sea, que lo mejor es no hacer olas. Pero aquí hay que tomar partido y, con esto, no me refiero a apoyar a Andrés Manuel López Obrador, el candidato del PRD.

Cuestión de ética

Hay que tomar partido con la democracia. Punto. Si López Obrador o Josefina Vázquez Mota, del PAN, hubieran ganado con trampas la presidencia, mi crítica sería exactamente la misma. Pero el que ganó con trampas fue Peña Nieto del PRI -un partido que durante 71 años se impuso a dedazo limpio en las elecciones presidenciales- y por lo tanto nos corresponde como periodistas cuestionarlo a él. No es una cuestión partidista. Es una cuestión ética.

Elie Wiesel, el premio Nobel y sobreviviente del holocausto, nos recuerda en su libro Noche que: “Debemos tomar partido. La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima”. En su caso, denuncia a los que no se atrevieron a confrontar a Hitler. En el caso mexicano, podemos aplicar el mismo principio y tomar partido con la democracia, no con los que abusaron de sus recursos económicos para comprar votos y llegar al poder.

Como periodistas no podemos -no debemos- apoyar a ningún candidato. Mientras más distancia mejor. Nada de regalos, comidas o inversiones en publicidad de políticos. Nuestra principal función social como periodistas (lo he dicho antes) es evitar el abuso de los que tienen el poder. Y en México esto significa, en estos momentos, denunciar las trampas electorales, identificar a los culpables, las cuentas y los montos que pagaron, e insistir en que el gobierno federal inicie una investigación independiente y que las autoridades electorales castiguen fuertemente a los tramposos. Con todas las pruebas presentadas no es posible concluir que Peña Nieto ganó limpia y legalmente.

Mucho por aprender

El experimento mexicano con la democracia apenas lleva tres elecciones presidenciales. Esta y la del 2006 quedaron embarradas de dudas. Solo la del 2000 estuvo libre de cuestionamientos graves. Nos falta mucho por aprender. Sigo pensando que en Suiza o en Suecia, por poner dos ejemplos, algo parecido a lo que ocurre en México ya habría llevado a la anulación de las elecciones, a la descalificación del candidato que supuestamente ganó y a un montón de gente en la cárcel. En México no pasa nada.

La compra de votos en un país tan pobre como México tiene su base en una inocultable cultura de corrupción. México está entre los países más corruptos del mundo según Transparencia Internacional; el año pasado ocupó el lugar 100 entre 183 naciones. Su calificación fue de 3.0 puntos, en una escala donde cero es lo más corrupto y 10 lo menos corrupto.

Pero es un error el justificar el triunfo de Peña Nieto diciendo que lo normal en México es que haya corrupción y que se compren votos para ganar una elección presidencial. Es tan absurdo como decir que lo normal en México es que haya 60 mil muertos en un sexenio de lucha contra el narcotráfico.

Trampas, muertos, pobreza…

Para que el experimento mexicano salga adelante hay que cuestionar y rechazar, antes que nada, lo que parece normal: las trampas, los muertos, la pobreza, la concentración del poder, la información y el dinero en pocas manos.

Creo en el experimento mexicano. Creo que México llegará a ser un país verdaderamente democrático. Creo que México tiene grandes periodistas -sobre todo mujeres: Elena Poniatowska, Carmen Aristegui, Alma Guillermoprieto, Adela Navarro (del semanario Zeta), Lydia Cacho, Anabel Hernández, Sanjuana Martínez, Guadalupe Loaeza, Cristina Pacheco, Denise Dresser y Denise Maerker, entre muchas otras- que informan con valentía y que no van a dejar que nos mientan.

Creo en los 131 jóvenes que despertaron esta primavera un vigoroso, contestatario y necesario movimiento estudiantil. Creo en la lucha por los inmigrantes del Padre Alejandro Solalinde y en la búsqueda de la paz del poeta Javier Sicilia. Creo que millones de mexicanos ya no quieren más de lo mismo. Creo en un México nuevo y posible.

Pero lo viejo no acaba de morir en México. Y es ese olor a rancio y podrido que no me deja en paz.

Tomado de Univision.com: http://noticias.univision.com/estados-unidos/noticias/article/2012-07-16/el-experimento-mexicano#ixzz20oAWusSf

Moreira en Wikipedia: el agravio a los instintos

18 Mar

Estafador, mentiroso, golpeador, posible narco y ladrón. Líder de una pandilla de mafiosos que se apoderaron de las instituciones públicas en Coahuila. El ‘profesor’ Humberto cobijó durante su sexenio a la ignominia y aún así, líderes y lideresas del PRI en el Estado de Coahuila lo siguen adorando fatuos porque mucho es lo invertido por la corrupción a nombre de la camaradería.

Más allá de lo imputable, y más allá de la leyenda, Humberto Moreira es autor de un mega fraude que trasciende lo económico o material hasta que no se demuestre lo contrario. Hablar de más de 38 mil millones de pesos desfalcados a las finanzas públicas del Estado que gobernó en base a sobornos y despilfarros, es tan solo un plus contra el daño moral y mental ocasionado en contra de la conciencia ciudadana que hoy por hoy se torna ninguneada por el poder oficial de un grupúsculo de inefables alcahuetes de los cuales el patrocinador daría cuentas cortas.

La falta de certeza y de información, sin embargo, no ha tapiado los rescoldos de la decencia y existen coahuilenses dedicados a exigir y denunciar y esa es la gran premisa sobre la que descansa la construcción de un futuro menos ignominioso. La intriga intelectual a la que se orienta la dedicación de las personas empeñadas en que se castigue a la barbarie moreirista, encuentra su tamiz en el albedrío de la confabulación a priori en que los instintos se desgastan en pos de favorecer el verdadero encumbramiento de la voluntad cívica. Ante eso ningún Moreira ni cien similares más podrán hacer nunca nada: la indignación no tropieza y tampoco se suma con números vacíos.

Vivimos en un mundo en el que la violencia estructural deforma la percepción de la sociedad, la pervierte y la limita. El poder que debiera ser público beneficia solo a unos cuantos y la inmensa masa humana que habita nuestro Estado ni siquiera atina a interiorizar en su propio Ser de tal manera que ese viaje interno le llevara a la reflexión de que las cosas no son como el Gobierno y los Moreira se las han acomodado, y de que valdría la pena ser un poco más conscientes en el nombre de la dignidad que no debiera estar sometida a la palpable falta de alternativas. Se ha generado una dependencia tal, que los defensores a ultranza de las tropelías de Humberto Moreira no han sido capaces de cavilar sesgadamente en el daño a posteriori que le ocasionan a su estirpe natural, al encumbrarla en la falacia.

Es indiscutible que la biografía publicada en Wikipedia.org sobre el mencionado sujeto, es tan solo un apunte bosquejado que no se atreve a hablar con la verdad y solo sustenta lo banal de una vida curricular amorfa y sin sentido, nada loable ni heroico que mereciera ocuparse en la consulta. El cinismo y el escarnio, además, son entes susceptibles de transformaciones espaciales. Es decir, vaya una loa para el corrupto que goza de la impunidad pendenciera a su favor. El agravio cometido a los sentidos y a la conciencia ciudadana y cívica en Coahuila es hoy apenas un ligero despertar que confabula en libertad, construyendo en ciernes los materiales con los que habrá de bosquejar un futuro pertinaz y justo. Entendiendo a la Justicia también en el sentido de justeza que habrá de proporcionar las biografías a su exacta dimensión en los portales electrónicos… pero también en la memoria.

Memoria que empieza a recordar, además, viviendo los efectos de un sistema desgastado y pusilánime que pone en riesgo inclusive la vida de los ciudadanos sin temor ni preocupación, sino hasta con burla ante el terror.

La monarquía desgastada a cien días de iniciado el ‘mandato’ del sucesor de una prosapia pueril.

A %d blogueros les gusta esto: