Tag Archives: Iván Márquez Morales

NO CUMPLE PROMESAS EL MUNICIPIO DE SALTILLO

15 Dic

 

Instituto Municipal de Cultura no cumplió con sus promesas

Concluye la dirección de Iván Márquez Morales al frente del IMC con dudas sobre presupuestos y promesas incumplidas: el último año, no realizó los tres festivales que prometió anualmente; promotores culturales y artistas reprueban su labor. A pesar de las malas notas de su administración, se especula que podría dirigir la Secretaría de Cultura; aquí el balance de su trabajo.

Saltillo, Coahuila.- El Instituto Municipal de Cultura cierra su ciclo al mando de Iván Márquez Morales, pero lo hace con más dudas, promesas no cumplidas y sin respetar presupuestos establecidos. Se redujo hasta en un 80 por ciento al presupuesto de los festivales; el último año no realizó ni uno de los tres festivales “Saltillo Eres Tú” y se usó el monto en otros destinos que no son esclarecidos del todo. Asimismo, el funcionario tomó el cargo con la sombra de la polémica, pues un ciudadano denunció que hizo campañas proselitistas con recursos públicos.

Los movimientos presupuestales fue en detrimento de las fiestas culturales, que tuvieron, según encuestas realizadas por esta casa editora, un menor posicionamiento en el público; los coordinadores de las distintas áreas nunca permanecieron del todo en sus puestos y no sólo ellos, sino que desaparecieron totalmente los directores de museos, los cuales terminaron por convertirse en espacios sin una propuesta propia, atendidos sólo por los guías, y que incluso en una ocasión, como director de Casa Purcell, Iván Márquez tomó la decisión de poner en este espacio una exposición permanente llamada Museo de La Fama, perteneciente a Jesús Leal, quien fuera encargado de comunicación social del Icocult y con quien trabajó en dicho instituto.

Estos y otros aspectos destacaron durante la administración de Márquez, cuyo trabajo en el IMC ya iniciaba con un precedente anterior: era servidor público y a la vez tenía una ONG. En el reportaje publicado por VANGUARDIA el 21 de abril del 2008 en el suplemento “Semanario” (“Funcionarios públicos montan su ONG”), se comprobó que en la ONG Rumbos Compartidos Iván Márquez Morales, quien era director de Vinculación y Programas Federales del hoy desparecido Instituto Coahuilense de Cultura (Icocult), era a la vez director de esta organización, por lo que se violaban “leyes estatales, municipales y federales al ostentarse como presidentes o directivos de asociaciones civiles de la entidad”.

Esto, porque Rumbos Compartidos, presidido por Márquez Morales, y otras asociaciones “fueron beneficiadas con recursos del Programa de Conversión Social del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) y el Programa de Fortalecimiento Económico del Gobierno del Estado, que van de los 15 mil a los 80 mil pesos”, violando así la “Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil, en su artículo 8, la cual establece que los organismos de la sociedad civil no podrán recibir apoyos y estímulos públicos, cuando: ‘Exista entre sus directivos y los servidores públicos,  encargados de otorgar o autorizar los apoyos y estímulos públicos, relaciones de interés o nexos de parentesco por consanguinidad o afinidad hasta en cuarto grado, o sean cónyuges’”, según citaba el reportaje, donde se recordaba que, en ese momento, Iván Márquez era también Consejero Político del PRI.

Iván Márquez estaba bajo el mando Armando Guerra, exdirector del Icocult, quien también llegó a acudir a alguno de los eventos de la ONG Rumbos Compartidos (una posada en diciembre de 2008, publica un diario local), y quien destacó por una administración frente al Icocult en la que la Auditoría Superior del Estado reveló que Icocult no comprobó 2.8 millones de pesos correspondientes sólo a 2010, entre otras polémicas.

Armando Guerra Guerra, tras el citado reportaje de la ONG, defendió a su entonces colaborador en Icocult, Iván Márquez Morales, cuando se le señaló que éste violaba una ley al recibir presupuesto de 15 mil pesos provenientes de un programa estatal, siendo Márquez funcionario estatal: “En el caso que me está diciendo Iván no era funcionario, era sub director, no era funcionario, era empleado, y número dos, él recibió apoyos a través del DIF, antes. Es lo que yo sé, pero a mí no me consta” (declaración publicada en Vanguardia el 23 de abril de 2008).

‘Museo de la Fama’ le echa la mano a exfuncionario

 

La asociación Rumbos Compartidos no abandonaría a Iván Márquez Morales durante su gestión en el IMC, pues el día 6 de julio de 2012 dejó a muchos saltillenses boquiabiertos por su decisión de convertir al histórico edificio Centro Cultural Casa Purcell en sede del llamado “Museo de la Fama”, que consistía en una colección de artículos de “mass media” como el famoso “muñeco diabólico” “Chucky”, el maniquí de Blanca Nieves o de Mario Bros, o los superhéroes Iron Man y Superman, o los de terror Freddy Kruegger y Terminator. ¿Por qué introducir a un edificio que tiene 100 años y patrimonio saltillense, donde incluso se llegó a exhibir por única vez los cuadros de Frida Kahlo en Saltillo, otro “mini museo” pero dedicado a lo comercial?

Esta decisión tuvo relación con la asociación Rumbos Compartidos. A Márquez Morales, se le preguntó durante la inauguración del “Museo de la Fama”, el jueves 5 de julio de 2012, por qué la decisión y su explicación fue que para Jesús Leal, dueño de la colección de objetos, suponía un aumento de costos seguir teniéndolo en un edificio privado. Es decir, lo que Márquez hizo fue “echarle una mano” a Jesús Leal, quien fue colega de Márquez en la  ONG.

No sólo en esa ONG, sino que ambos fueron colegas en el Icocult, pues Jesús Leal fungió como director de Comunicación Social de esta dependencia (2005-2011); y, además, Ana Sol Figueroa, actual coordinadora de la Casa de la Cultura, y esposa de Leal, también forma parte de esta asociación. Los cuatro estuvieron al mando del controversial Armando Guerra en el Icocult.

Es decir, ambos exfuncionarios de Icocult y colegas de la polémica ONG, Iván Márquez y Jesús Leal, volvieron a estrechar lazos laborales de una forma inusitada: con este llamado “Museo de la Fama”, que inicialmente provenía de un café-bar (“Shisha’s) ubicado frente a la Alameda Zaragoza; después se trasladó a la calle Victoria, en el café El Cisne” del Centro Histórico y, finalmente, a la Casa Purcell, porque generaba “costos excesivos”.

En palabras de Iván Márquez a VANGUARDIA: “(La apertura) Fue una gestión que hizo directamente el patronato (del ‘Museo de la Fama’) con nuestro alcalde; se le planteó la intención de que iban a cerrar el museo por los costos excesivos; por lo que generaba de gasto en comparación con lo que tenían (de ingresos) de la entrada al museo y como vieron que el museo estaba aquí en la ciudad, (se buscó) darle utilidad social”, comentó Márquez.

La instalación de esta colección tuvo un costo para el Ayuntamiento de “15 mil pesos”: para poner juguetes, muñecos y artículos de rock y terror, y de otros tipos, en un edificio centenario; Márquez consideró: “Fueron gastos mínimos”.

Se autogestiona obra de teatro

No sólo en esta ocasión Iván Márquez Morales utilizó recursos públicos para allegados, o incluso él mismo. Dentro del programa del octavo Festival Artístico-Cultural “Saltillo Eres Tú”, del 19 al 25 de julio, y con presupuesto de 2 millones de pesos, se presentó una obra teatral infantil titulada “Los Héroes de Uranópolis”, cuya idea original fue del mismo Iván Márquez Morales y donde actuó incluso el director de Comunicación del IMC, Ernesto Amezcua.

Es decir, dos funcionarios municipales montaron con recursos del Ayuntamiento una obra con ellos mismos, contradiciendo la iniciativa que Iván Márquez defendió durante su administración: “La línea de nuestro alcalde es trabajar con los artistas locales”.

Lo acusan de proselitismo

Asimismo, ya desde tiempo atrás se le acusó se proselitismo a Iván Márquez Morales: A través de redes sociales, el artista escénico saltillense Alejandro Esparza Farías denunció al director del IMC de haber utilizado equipo sonoro de esta instancia pública para realizar proselitismo a favor del PRI, durante los comicios federales de 2012, con parte de su personal administrativo.

446604_300

Otro detalle que Alejandro Esparza recalcó sobre esta denuncia tiene que ver con las incontables ocasiones en que, estando en época de campaña electoral y sobre todo en veda electoral para las instituciones de gobierno, Iván Márquez estacionaba su camioneta personal fuera de las instalaciones del Centro Cultural Casa Purcell, en un área marcada como reservada para el IMCS, mostrando el vehículo variada publicidad a favor del partido tricolor, lo cual implica una violación del artículo 407 del Código Penal Federal, algo considerado propaganda proselitista.

Esparza grabó durante una “brigada de cultura en la colonia Plaza”, ubicada cerca de la carretera a Arteaga, que “estaba la camioneta del director Municipal del Instituto de Cultura de Saltillo, además del equipo de sonido de esta misma institución”, afirmó el actor Esparza Farías, quien filmó el evento junto a sus compañeros del colectivo “Basta Coahuila”. Ante dichos eventos el actor y dramaturgo lanzó una pregunta al aire: “¿Por qué en veda electoral el IMCS no realiza ninguna actividad cultural, pero sí puede realizar brigadas culturales proselitistas?”. Márquez desmitió que se utilizaran recursos del IMCS para dicha brigada cultural, alegando que los bienes de la institución son exclusivamente para uso cultural.

Se olvida de Presea Manuel Acuña y luego la desaparece

Una importante omisión durante la administración del IMC fue el de la Presea “Manuel Acuña”, que anualmente se entregaba de 2005 a 2009. ¿Cuál fue la razón? Al IMC, para decirlo francamente: se le olvidó. Del certamen que convocaba a poetas de Saltillo a ganar un premio con monto de 15 mil pesos, para propiciar más poesía y recordar al poeta saltillense, dijo Márquez Morales a VANGUARDIA este 2013: “nunca se tuvo a la mano ese dato”.

“Yo tuve muchas conversaciones con Pedro Moreno (ex director del IMC) y dejamos temas pendientes”, dijo, “y nunca tuvimos a la mano ese dato”. Sobre si volvería a aparecer el concurso en 2013, ahora que lo recordaron, respondió: “este año no. No lo tenemos planeado este año. Es el cuarto año y nunca lo llevamos a cabo”.

Tras notar el olvido de la Presea Manuel Acuña, dos meses después, casualmente, el premio desapareció, pues el “Reglamento de Preseas y Premios del R. Ayuntamiento de Saltillo”, publicado en el Periódico Oficial el 19 de abril de 2013, y en la Gazeta Municipal 159, el 10 de abril de 2013, la presea quedó abolida, o más textualmente: “abrogada”.

El “Reglamento” (subido hace sólo unos días, “el viernes 08 de Noviembre de 2013”, en el portal de Transparencia del Ayuntamiento de Saltillo) al final señala: “Quedan abrogadas todas aquellas disposiciones que se opongan al presente reglamento, así como: (…) III. El Reglamento de la Presea Manuel Acuña aprobado en Acuerdo de Cabildo 116/21/2005 publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado el 21 de octubre de 2005”.

Es decir, se anuló un premio que de 2005 a 2009 venía realizándose, y hasta que se le recordó a Iván Márquez Morales, el premio desapareció; luego de tres años sin recordarlo siquiera y justo el año en el que Gobierno del Estado celebraría el 124 aniversario del natalicio del poeta y por el cual, se lanzaría una serie de convocatorias, la más representativa sería el Premio Internacional de Poesía Manuel Acuña dotado con 100 mil dólares.

Sin atención a sus áreas

Durante el periodo electoral de 2011, tampoco se vio una atención adecuada a los centros culturales del IMC, pues VANGUARDIA visitó Casa Purcell en mayo de 2011, y puesto que era temporada electoral para elegir Gobernador, no había folletos para el público. “Ya sabes que en tiempos de elecciones nunca hay folletos”, dijo personal de Casa Purcell.

Por otra parte, la atención a las áreas artísticas tampoco se acogió como era debido, pues los coordinadores de diversas áreas del IMC desaparecieron de su puesto a mediados de la administración y sin concluir su cargo como funcionarios públicos: Ignacio Valdés, de Artes Visuales y Marissa Vallejo, de Teatro dejaron sus puestos. El puesto de Valdés fue suplido por alguien, mientras que el de Teatro quedó en el aire.

Asimismo, Iván Márquez desapareció el puesto de director de museos y él se ostentó como director de los cuatro recintos culturales del IMC, quedando la duda de en qué se destinó ese “ahorro” en sueldos.

Lo que sigue.. ¿Titular de la Secretaría de Cultura?

> Iván Márquez Morales seguiría siendo un protegido del gobierno estatal pues, según fuentes cercanas a dicha administración, se ha manejado que el saliente director del Instituto Municipal de Cultura llegaría ser el siguiente titular de la Secretaría de Cultura del Estado, cargo que actualmente ocupa Ana Sofía García Camil. Lo que es oficial, es que Márquez Morales ya fue anunciado por el gobernador Rubén Moreira para formar parte del equipo de la Secretaría de Cultura, para apoyar el área de “culturas populares”.

Por su parte, aunque no lo ha negado ni afirmado, García Camil podría dejar el puesto de secretaria de Cultura para lanzarse por una diputación por el Partido Revolucionario Institucional, según ha trascendido por fuentes cercanas y la propia Ana Sofía García Camil comentó al diario El Heraldo: “No hemos tenido ninguna plática al respecto, siempre es un honor el ser considerada para ese tipo de cargos, que son sumamente importantes porque se toman decisiones que afectan al estado finalmente, en ese sentido, me sentiría muy honrada, no está cerrada la puerta, depende de la plática que tengamos, y lo que nuestro gobernador nos pida pues encantadísimos lo haremos”.

IMC NO RESPETÓ PROMESAS NI PRESUPUESTOS

– PROMETIÓ: Tres Festivales Artístico-Culturales “Saltillo Eres Tú” para cada año, con presupuesto de 2 millones de pesos cada uno; es decir, en total 6 mdp anualmente.
NO CUMPLIÓ: El IMC sólo hizo 8 festivales en sus cuatro años de gestión, es decir: quedó a deber 4 festivales. El presupuesto de ellos no se respetó: llegó a reducirse a cantidades como 400 mil pesos en 2011 y dijo que en algunos se invirtió hasta 3 millones de pesos.

– PROMETIÓ: Iván Márquez Morales prometió un recurso de 60 mil pesos al Festival Nacional de Danza “Raúl Flores Canelo” 2013; incluso estaba etiquetado dicho recurso, según le comentaron a José Palacios, director de dicho festival.
NO CUMPLIÓ: Sin ninguna explicación, se les retiró el apoyo y nunca se les entregó. El propio Iván Márquez le comentó a Palacios que el recurso no solo se le quitó a este festival, sino también a otros en 2013. “Eso sí es alarmante”, denunció José Palacios a VANGUARDIA.

– PROMETIÓ: Libro de poesía con obra de la ganadora del Premio Municipal de la Juventud 2012. Libro conmemorativo de Casa Purcell, por sus 100 años.
NO CUMPLIÓ: No se presentó el poemario y hubo conflictos, pues la poeta, Esther García, mostró su enojo con IMC e Iván Márquez en redes sociales. Y el libro de Casa Purcell nunca vio la luz.

– PROMETIÓ: Iván Márquez dijo que el museo Federico Silva de Escultura Contemporánea, de San Luis Potosí, visitaría en marzo de 2013 Casa Purcell con algunas piezas, en una exposición que formaría parte del festival del mes.
NO CUMPLIÓ: No hubo visita alguna, y ni siquiera ofreció los festivales prometidos en todo el año 2013.

– PROMETIÓ: Colaborar en 2013 con el Encuentro Internacional de Ópera de Artescénica A. C., con el Festival Nacional de Rondallas, el Festival de Mariachi Felipe Valdés Leal.
NO CUMPLIÓ: No realizó ninguna colaboración.

– PROMETIÓ: Un artista invitado magistral en 2013, una “sorpresa” pues sería quien haría “el cierre del festival, pero sí será una figura cultural importante”, dijo Iván Márquez en enero.
NO CUMPLIÓ: Ni siquiera hizo ningún festival en 2013.

-…Y NI SIQUIERA PROMETIÓ: Durante cuatro años, el IMC se olvidó de la Presea Manuel Acuña; en su último año de administración, tras interrogarle VANGUARDIA sobre la Presea, el concurso casualmente fue “abrogado” dos meses después.

FUNCIONARIO QUE ESCALÓ

– Iván Márquez Morales fue subdirector del Instituto Municipal de Cultura de 2003-2005 con Armando Guerra como director y Humberto Moreira como alcalde.

– Posteriormente fue Coordinador de Vinculación y Programas Federales del Instituto Coahuilense de Cultura en el 2005 cuando Armando Guerra dirigió el Icocult y Humberto Moreira asumió la gubernatura.

– Este puesto lo dejó en en 2009 para dirigir el Instituto Municipal de Cultura, con la alcaldía a cargo de Jericó Abramo Masso, puesto que está por abandonar.

– Durante este periodo fue nombrado presidente de Fundación Colosio filial Saltillo, instancia rectora y coordinadora del PRI para realizar funciones de investigación y análisis de orden político, económico y social.

– Maneja la ONG Rumbos Compartidos, la cual fue acusada de recibir recursos estatales, siendo que Márquez era funcionario estatal, violando así la ley.

 

(Texto: Livio Ávila. Fuente: Vanguardia)

A %d blogueros les gusta esto: